11 de diciembre de 2007

Las Nuevas Tribus Urbanas o la Domesticación de lo Salvaje


Aunque no lo crean soy profesor de castellano (así debería decir mi título si es que hubiese decidido gastar ciento veinte lucas para comprarlo este año), soy además cesante por convicción, aunque he realizado trabajos en liceos y en un centro integrado para adultos para dejar contenta a mi familia y a la gente que me conoce. Esto lo explico para dar a conocer mi cercanía con esa cosa tortuosa que llaman adolescencia, y es a ella a quien me dirijo en esta oportunidad.

Pasa que hay algo que me preocupa: desde hace un año, quizás un poco menos, he venido observando la privatización de lo salvaje o para ser más concretos, cierta domesticación de las denominadas tribus urbanas, por ende la comercialización del espíritu rebelde propio a la edad.

Gracias a programas como El Diario de Eva, hoy las diferencias son de lo más común, de hecho es más raro que seas normal a que seas visual, o pokemón, oshare o cualquier huevadita de aquellas. La consecuencia de esto es que la juventud termina siendo nuevamente el proceso de estupidización más importante para el sistema.

Así que adolescente, te propongo olvidarte de todas esas tendencias de tan banalidad moda por hoy en día, y que apuestes por revivir una vieja escuela y muy rica de tradiciones locales para su utilización rebelde como tribu urbana, aquella con la que sí molestarás a tus papás y al sistema en general.

Acá van.

1) Narko: para ser un narko es necesario que tengas panza, y además que la exhibas en tu población. Como también los jeans gastados a la cadera que enseñen tímidamente la ranura bajo tu espalda. Bueno será también que tengas unos anteojos de sol rayban, y su jockey con la marca Nike en la mitad. Al narko le gusta bailar salsa y ser una especie de rey de su población.

2) Chulais: Tienes que tener bonito ombligo para poder enseñarlo bajo ese peto fucsia apretadito, usa unas patas verdes fosforescentes, para darle más sabor a la cosa. Todas las chulais son rubias, como sea pero rubias. Usa el buen colet, masca el chicle, maquíllate los ojos con su buen rimel negro, muy pronunciado. Sólo así podrás ser considerada una chica chulais. Escucha la cumbia villera con tendencia a lo romanticón.

3) Pokabrón: El pokabrón se caracteriza por pegarle a la pokabrona, por echarle la foca a quien lo mire feo y por cogotear a los curaditos tipo cinco de la madrugada afuera de las discos, con tal de conseguir celulares y relojes. No se entiende absolutamente nada de lo que habla. Baila reggaetón pero no el que suena en las radios.

4) Maraku: Chico con rasgos femeninos, eso es todo para que seas tildado como un buen maraku.

5) Eronazi: Estos chicos están muy bien de la cabeza. Basta con vestirse con una chaqueta negra, jeans plomizos, y bototos militarizados. Raparse y usar un jockey o mejor aún, una boina militar agringada. No te laves los dientes, eso es importante. Y anda por la calle chutando perros callejeros y pensando que todo el mundo es Ario o un Judío culiao. Su copete es el vino en caja y tienen problemas de carácter sexual.

6) Rancio: Lo que más le gusta al rancio es beber, lo segundo es beber también, cuélate en las fiestas y demuéstrale a todos lo rancio que puedes llegar a ser, jotea a las niñas bonitas, a las feas también, haz pequeños hurtos como CD’s y hasta relojes y cosas así, pero lo más importante sostén una buena pelea, siempre busca el conflicto. Finalmente termina orinándote en los pantalones y durmiéndote en la cuneta, así todos dirán: “¡oh! Qué tipo más rancio” El rancio es comúnmente encontrado en las universidades y en los jóvenes que trabajan en oficinas.

Serían esas las nuevas tribus urbanas que les propongo, estas sí que son molestas para la sociedad, y llaman la atención y espanto de las viejujas. Si quieren proponer más. Abajo se postea.

Saludos.

4 comentarios:

Daniel Hidalgo dijo...

Nueva imagen para el blog.

Claudio Alvarez Rodriguez dijo...

Obvio Dan; nos haz olvidado: que pasa con la tribu de los ñoños?
Buen Look del blog con la santa patrona pokemona a la cabeza...

Ricardo dijo...

Yo soy rancio !!! de corazón !!!
Me hubiese gustado ser narko pero soy muy pavo y solo se reirían de mi los demás narkos. Igual me gusta la villera, pero me falta mucho todavía.

La eva me da risa y todos los pendejos de su programa. Les falta rebeldía a esos weones, les falta rock and roll. Con una juventud tan alienada no vamos a llegar muy lejos.

Saludos Dan.
Kedó bkn el nuevo formato de tu blog.

Y no te enojes tanto won.
Chau

Anónimo dijo...

Hola amigo Dani, me gusto mucho tu caracterización de las nuevas tribus urbanas jajajajaj. Oye, pero te faltaron algunas pu como las ondulais que son las que más me gustan.
Yo conozco muchos de la tribu de los rancios te diré jaj
Ya nos vemos
chauu

Hidalgo TV

Loading...

Seguidores

Se produjo un error en este gadget.