1 de julio de 2008

Me crié en el Desarraigo

Algunas reflexiones pretextuales: 1) Al parecer todo el mundo se cambió a Facebook, Blogger ya era. 2) Valparaíso no salva a nadie, fuí hace unos días a La Cantera a ver a Fernando Milagros, lo encontré notable -tal vez escriba algo sobre ello-, lo penca: cerca de diez personas asistentes, creo que sólo cuatro pagamos entrada. Es lamentable. 3) A propósito de solistas, nuevos cantautores, trovadores punk, etc. esta nota de la revista Ciudad Invisible, del número anterior. El actual lo pueden conseguir en librerías y kioskos de Valpo y Stgo. 4) Estoy replanteando el proyecto Matilde Calavera, está cuático y me tiene motivado. Pronto novedades. Pero por mientras el myspace.
_______________

ME CRIÉ EN EL DESARRAIGO*

Solistas en el rock chileno actual

Por Daniel Hidalgo

Hace diez años no había nada peor visto que ser solista en la incipiente escena rockera nacional, aquella que posicionaron forzadamente en el inquieto espíritu adolescente de la Transición, las disqueras como EMI, Culebra BMG y Alerce. Basta recordar a Jano Soto, un músico de pubs devenido a rockero radial y más tarde a ícono indie, que con dos discos: uno oreja “La Luz del Cuerpo” (1995) y quizás el primer disco de culto del Nuevo Rock Chileno “El Último Vuelo” (1997), jamás fue tomado en serio, pifiado en los conciertos masivos de la EMI y, es más, fue de los primeros locales escupidos en escena. Por lo mismo pasó un año antes Jorge Gonzáles, al lanzar su vilipendiada carrera individual. Es que la figura del solista masculino siempre fue exclusividad para los malos baladistas del festival de Viña y para los chascones de las peñas universitarias.

Pero los noventas se fueron hace rato y lo que se anunció con tanto bombo finalmente quedó en nada: como si las industrias ligadas a lo cultural fueran el mejor reflejo del campo político. Y las disqueras decidieron no fichar a más bandas nuevas, cortaron contratos a la gran mayoría de la camada 95 y el denominado Nuevo Rock Chileno nació con aires de nostalgia express, destinado a desaparecer en menos de cinco años y, finalmente, los músicos terminaron dándose cuenta de que hacer rock ya no iría de la mano de las multinacionales discográficas, ni de los conciertos masivos, ni de la MTV latinoamericana, ni de los rankings de la Rock and Pop y así, apenas llegó el 2000, nació el forzado y manoseado indie chileno, y música más dedicada a nichos sofisticados, al living del cine arte Alameda, que a la gallá. Pero pasados la primera mitad de esta década ya observamos un nuevo fenómeno: reaparece la figura solista en el rock chileno, esta vez bastante mejor evaluada y en una patota considerable.

MEJOR SOLO

Lo que parecía un simple relajo sonoro para la cruda escena entre indie y garage santiaguina resultó ser un precedente para lo que se venía más adelante. Gepe (seudónimo de Daniel Riveros y baterista de Taller Dejao) encantó a la crítica e inventó una nueva escena cultural, con su primer LP: Gepinto (2005), utilizando su mezcla de folclore y pop doméstico marcó el inicio de una figura en la que cabrían también Manuel García (venido del grupo Mecánica Popular), el talentoso Leo Quinteros, más tarde Pablo “Jaco Sánchez” Ilabaca (guitarrista de Chancho en Piedra), Ángelo Pierattini (guitarra y voz de Weichafe), Javier Barría, hasta llegar al huracán de San Antonio, Chinoy. Se trata de trovadores de la era digital, trabajan con sintetizadores y con guitarras de palo, le deben más a Dylan y a Beck que a Milanés o a Rodríguez, pero la imagen de la guitarra de palo y de sus letras entre confesionales y poéticas es potente y decidora. Gepe, quien es, quizás, el auditor más atento de Violeta Parra de nuestros días, fue capaz de romper una tradición de nueva trova ochentera, aún estancada en las peñas y en el panfletarismo simplón, para realizar la mejor de las relecturas de la música popular: la trova alternativa, o la trova rock.

Dentro de una constante crisis de escena local, la figura solista del rock, logra establecer ciertos giros necesarios y rescatables. Por un lado, implica un costo de producción menor, partiendo por la idea de autoría del repertorio que recae exclusivamente sobre el cantautor y siguiendo por el montaje de los shows del solista: hay casos en que no es necesaria una banda, o siendo bien generosos sólo se cuenta con lo indispensable, con los “amigos invitados”. Pero además, se resquebraja la escena y se inaugura un nuevo público, apelando a una sensibilidad particular y consecuente al nuevo formato. Quizás, el de aquellos que crecieron viendo los unplugged de MTV y que nunca tuvieron la oportunidad de presenciar uno, pero a quienes acostumbraron a ver músicos sentados y al sonido de la guitarra acústica y las velas al rededor.

La factura de los temas es más cercano a un trabajo de artesanía, con menos pirotecnia de posproducción, con cierto dejo vintage, apelando a lo mínimo y transparente, como también resalta el bajo perfil por el que optan los cantautores. El trabajo es casero, y toma una importancia crucial, plataformas virtuales como las de Myspace.com o Purevolume, en donde el artista se convierte en el único administrador de su capital sonoro y de imagen, acrecentando la autonomía y soledad como figuras principales.

En cuanto a los eventos, los escenarios son más pequeños, apelando a cierta atmósfera de intimidad, la cantidad de público es menor. Un dato: Ángelo Perattini, como solista, puede tocar en Valparaíso para 25 personas, harto distinto a lo que ha hecho con su banda Weichafe en eventos tan masivos como el Cosquín Rock en Argentina. Lo mismo pasa con Gepe o con Chinoy y su odisea de tocar en bares porteños en donde la gente lo que menos hace es ir a ver un espectáculo de música.

Creo que Chile como identidad es mucho más cercano a este tipo de formatos que al de banda, en las que se va a saltar y a sacarse la polera. No somos argentinos ni mexicanos. Y las letras íntimas e incluso autoflagelantes nos identifican mucho mejor que los discursos de “aguante el rockanrol”. Porque somos más piolas, porque en realidad todos somos unos solistas.

Es de esperar que los trovadores del rock local sigan haciendo buena música, que nos sigan sorprendiendo con sus discos grabados en sus estudios caseros, porque el público aún es muy arisco y falta mucho reconocimiento para quienes han venido salvando al rock chileno. Que salgan de la puntería antojadiza de los “medios especializados”. Aunque para eso haya que soportar ejemplos lamentables como el de Sergio Lagos o el de Francisco González.

¿Y QUÍ PA’H CON LAS MINAS?

El caso de las mujeres resulta distinto y merece un análisis -particular- de otra índole: si bien estamos mucho más acostumbrados históricamente a las solistas -a las que en los conciertos se les grita “¡rica!” y se les escucha poco- siempre fueron vistas con cierta ternura y ligadas a lo artificial, más cercanas al pop de consumo, también en los últimos años se ha reformulado una movida femenina bien interesante. Javiera Mena, María Perlita, Mariel y, las caras más visibles, Anita Tijoux, Denisse Malebrán y Francisca Valenzuela, son los pilares de un rock femenino inteligente, de autora y de buena factura. Además, comparten el rasgo de intimidad con sus pares masculinos, los escenarios pequeños y el menor número de público. Lo de las solistas actuales es una reactualización de los códigos de la mujer en cuanto a su participación en la música popular, dejar de ser el atractivo endémico de un mercado musical, a modo de joyita en un frasco de piedras, para convertirse en creadoras a las que vale la pena escuchar. Si además son lindas, eso es otra cosa.

LINK O’MATIC

http://www.myspace.com/gepe

http://www.myspace.com/angelopierattini

http://www.myspace.com/manuelgarciaenpanico

http://www.myspace.com/chinoysite

*Título de un tema de Ángelo Pierattini

13 comentarios:

Ernesto Guajardo dijo...

¿Fernando Milagros? ¡Qué incultura la mía! Habrá que conocer...

Kikasio dijo...

Esto le escribí a la princesa Claudita Villanueva.....ella me pidió que te posteara.......

"Amorsito linda, preciosa, interesante el blog del cabro este.
Una critica solamente, es muy despectivo con la canción comprometida con lo básico, con los que de alguna manera nos revelamos contra lo injusto que es ver tanta pobreza material al lado de la ampulosa vida de unos pocos.
No me gusta el snobismo, que al parecer le encanta a tu amigo.
Pero para no ponerme en la vereda del frente, y ponerme igual de sectario que el, le concedo mi gusto por la forma en que se expresa.

es un comentario acotado solamente, el mio. Por no comentar el contenido de su exposición del devenir rockero nacional y más puntualmente con los aportes rockeros solistas, que es el meollo de sus palabras.
Pero dejó botando la pelotita con salpicaduras de desagrado por los de las peñas y pelo largo....................
Esos eran a lo menos más valientes en todo caso, ahora es facilito."

Daniel Hidalgo dijo...

Kikasio:

No tengo dramas con la "canción comprometida" (a pesar de que pienso que cada canción es comprometida a su manera con algo), mi rollo pasa, en lo músical como en cualquier otra creación artística, con la idea de la comodidad que significa transformarse en la postal de algo hecho y recontrahecho. Para mí, la música no debe ser acomodaticia, sino apostar por algo, por lo menos distinto a simple vista. Creo que eso es compromiso, es valentía y un arte que dista bastante de la porcelana decorativa.

Eso.

PS: Snob... voy a buscarlo en el diccionario, es primera vez que me lo dicen.

Saludos.

Ernesto Guajardo dijo...

Daniel:

"Aviso

La palabra snob no está en el Diccionario".

Eso dice el sitio de la Real Academia Española de la Lengua, así que ni modo.

Pero yo iba a otra cosa. Kikasio me hizo pensar y recordar que no toda la canción comprometida de los ochenta fue panfletaria. Veamos. Sol y Lluvia, sí. Pero Gatti, solo por poner un ejemplo, no solo no era panfletario, sino derechamente rebuscado, casi casi hermético (como ocurría con Hugo Moraga, también), pero eso se explica por las condiciones de producción de la época: la elusión metafórica era saludable para la salud del cuerpo, sobre todo la física.

Por otro lado, los creadores musicales del exilio dieron notables pasos hacia nuevas formas, tanto musicales como textuales.

Sin embargo, concuerdo contigo en que perduró (y creo que aún perdura) un formato musical que se anquilosó en el tiempo, y que sí suele caer en el panfleto en el lugar común. Pero eso no solo se expresa en la música: también se puede apreciar en varias de las consignas que hasta el día de hoy se aprecian en algunas murallas del país.

Y, Kikasio, lo anterior no tiene nada que ver con renegar de una época (yo soy profundamente ochentero), pero creo que la condición épica de un período histórico no necesariamente instala una ética o una valórica asociada directamente a una estética. Es deseable que estética y ética vayan de la mano y, precisamente por ello, es deseable que no solo la ética sea honesta y transformadora, sino también la estética que enarbola.

V dijo...

Esta de moda Chinoy.

Palbo dijo...

Hay alguna combinación de letras que forma el comentario más lindo que te podría dejar jamás. Hay alguna combinación de letras que forma un mensaje que nadie soñó, y que te podría cambiar la vida.

Esta combinación de letras no es nada de eso.

Javier Barría dijo...

hola...
llegué aquí buscándome por google...
muy de acuerdo con tus palabras, sobre el asunto de los solistas...
yo viví en carne propia ese mirarnos en menos, cuando empecé a lanzarme, por allá por el 2003 ("y como se llama la banda?" "javier barría" "ah?")....bueno, en ese entonces tenía una banda de apoyo...

y resulta que ahora es de lo mas cool ser solo...
en fin..
gracias por la mención, un honor estar entre gente que admiro harto, como el Leo Q, o Chinoy..

saludos!

J.

Anónimo dijo...

Estimado, sólo un pequeño comentario: jano soto nunca fue músico de pub.

slds

Daniel Hidalgo dijo...

Me lo imaginaba... pero hay algo en su timbre de voz, en la impostación, en la técnica de los músicos que lo acompañaban que olía al Charly, Soda, e incluso al GIT versionado eternamente por músicos de pubs.

En todo caso encuentro sus dos discos notables y apenas encuentre su segundo disco extraviado, me pongo a escucharlo de principio a fin.

Daniel Hidalgo dijo...

Por fin lo encontré!!! :P

http://rapidshare.com/files/89462126/El_Ultimo_Vuelo.rar

Espero que Jano no se enoje.

Andrés 'Panda' Panes dijo...

"Todos somos unos solistas". Qué buena frase.

Glo dijo...

HOLA!
...
Sigo constantemente tus "escritos"
reflexiones y demases.
No por manía ni otro factor que no sea la sensación de "extrañamiento" que generan tus mensajes, alegatos, artículos, etc...
Debo admitir que los he desgastado más de una vez en alguna sesión con "Norden"... si él respeta o "considera" tus textos en una de sus desagradables clases -desagradable en el sentido que no estamos acostumbrados a estrujar nuestra mente- Es porque mi consideración no está tan desarraigada del mundo "critico literaio" valpino(...)
Tus temáticas tienen un común, que llegan y al mismo tiempo encantan y desencantan... nosé hay temas de los cuales me gustaría dialogar...

Saludos Dany, y sigue enajenando
que hace falta.

g dijo...

cuando tenga las fotos de la matilde te las envío al mail :P

Hidalgo TV

Loading...

Seguidores

Se produjo un error en este gadget.