18 de septiembre de 2008

Fiestas Patrias


1.
Es fiestas patrias. Necesitaba descansar. Algo en el trabajo como profesor de lenguaje en un liceo margi agota, no sé qué, porque en realidad más que un trabajo es un recreo constante. Sin embargo, ahí está: lumbago, colon irritable, alopecia, dolor de piernas, fisuras en la planta de los pies, cefaleas, disfonía, mal humor, stress. Mitad gendarme, mitad sociólogo. Algunos alumnos me atemorizan y a veces fantaseo mientras saco la vuelta con que un estudiante se me acerca y me lanza una bala en medio del cráneo. Es un temor presente todo el día. Últimamente opté por darles un cigarrillo cada vez que me los topo en la calle y así me lo piden, incluso si me piden dinero les doy, la integridad física es lo primero, siempre.

2.
Me carga esta fecha, no por la efervescencia nazionalista y el alcoholismo desmedido, sino que por los volantines. Los detesto. Acá en el barrio hay una canchita picante en donde los pendejos se aconglomeran a encumbrar esas huevaditas y es una lata, porque tengo que pasar sí o sí, por aquella zona para comprar cigarrillos, incluso dos veces al día, cuando ando muy ansioso. Y ahí están los volantines, uno, dos, a veces hasta diez, con sus hilos atrás, enfrentándote a la posibilidad de que uno caiga del cielo y te de en la cabeza o que el hilo curado te rebane la cara como mortadela. Les temo también: he descubierto mi única fobia: los pendejos, los pendejos flaites sobre todo, no confundir con pendejo de pueblo, el flaite en realidad es lo que me preocupa. Y culpo al reggaetón por su existencia.

3.
Lo que sí me motiva y me alegra es Matilde Calavera. Ahora somos un trío y es más inclasificable que nunca. Un notebook, un bajo, una guitarra eléctrica, una acústica, percusiones humildes y nuestras voces desafinando todo. Cumbia, pop ochentero, electrónica casera, funk, disco, reggae, rock con letras medias raras, trovadores digitales, sonido precario y artesanal. Me siento mejor que nunca con Matilde, tanto así que me compré un estudio casero y empezaremos a producir todos estas locuras para subirlas a myspace.

4.
Ya no escucho radios, escucho myspace!

1 comentarios:

deLiciOus dijo...

siiiiiii, toda la razón!
100% de acuerdo!!
yo tb temo de esos volantines jaja justo escribí algo así en mi blog...
y sí el trabajo de profe es realmente desgastante!!
es un dulce leer tus entradas!
high life matilde!

Hidalgo TV

Loading...

Seguidores

Se produjo un error en este gadget.