Música para esta quincena

Filosofía Femenina del Caos


Para empezar tenemos esta particular banda azteca: Descartes a Kant, conformada por dos chicas y tres chicos. Se trata de una banda tan deudora del avant garde como del garage. Se pasean por sus sonidos Mr. Bungle, Yeah Yeah Yeahs, Primus, Tori Amos, Sonic Youth y Peaches. Pero más allá de toda esta mezcolanza psicótica, el grupo resalta por la cruza entre el ya gastado avant garde con sonidos más punks y callejeros; por el contraste entre la dulzura y lo radical; por el alma femenina -los focos recaen sin lugar a dudas en el inquietante talento de su vocalista y líder, Sandrushka Petova-; y por la intelectualidad sin culpas, no sólo de su cita a la filosofía moderna, sino también al momento de componer y conceptualizar a la banda.

Desde Guadalajara y con letras en inglés. Una banda que suena a universal. Con un disco que parece una granada activada: "Papper Dolls", una participación en el Vive Latino y los ojos de MTV puestos encima.

Su myspace acá.


Cumbia Animal

Fauna es una agrupación de cumbia electrónica mendocina pero que funciona a partir de dos mc’s, Color Kit y Catar_Sys, quienes se pasean por los bits/beats provenientes de una computadora. Con olor a club bonaerense y con tintes de dance hall, reggae y ragga, Fauna, se caracteriza por un sonido de laboratorio, fino y delicado, a ratos ácido, a ratos fiestero.

Son parte de la tropa de músicos-djs del Zizek -discoteca, productora y discográfica que ha gestado la cumbia electrónica argentina- a través de la cual han sacado su álbum "La Manita de Fauna".

Una cruza de todas las discotecas posibles: las pachangueras, las electrónicas, el XTC y la sativa. Un buen producto para bailar hasta sudar de las manos y para escuchar hasta terminar viendo el código binario.

Las orejas por acá.


Santidad Folk

Con el asunto mucho más visible y menos sorprendidos, ya podemos sostener que existen dos escuelas de lo que hemos venido llamando folk rock, trova punk o indie folk desde Chile. Aquella más cercana al plano latinoamericano, atenta a la trova cubana, y a los cantores del folklore de los setentas, como también a emblemáticas figuras del cancionero popular hispanoparlante, con actualización de ciertos códigos, obviamente; y por otra parte quienes beben directamente de la tradición norteamericana, ya sea influenciada por tipos recientes o por dinosaurios como Dylan o Cash.

Fernando Milagros no está en ninguna de las dos. Su particularidad radica básicamente en la distancia con el resto de los actuales solistas de guitarra de palo. Sus temáticas son profundamente intimistas pero además deja de lado la poesía épica por una poética doméstica y cotidiana. A ratos se desgarra cantando, otros es apenas un susurro, posee una melancolía absoluta y se construye como una voz algo molesta y hastiada, pero siempre cercana a la genialidad. Huele a grunge, huele a indie, y huele a sincero.

Además es una figura mucho más independiente que sus contemporáneos: Milagros huele a administrador de su propia figura, a su propio productor, su propio diseñador. A un tipo que no sólo canta solitario en los escenarios sino que ha creado un mundo en donde nadie más existe.

Sacó su disco "Vacaciones en el Patio de mi Casa" con el sello Neurotika y su myspace, con algunas muestras de material nuevo, se encuentra justo atrás de estas palabras.

Muy buenas noches a todos.

Será hasta una próxima oportunidad.

Comentarios

Hey: me leí "Barrio miseria". De hecho estoy haciendo un post reseña que espero subir a mi blog.

Está buena, me gustó bastante.


Saludos

A

Seguidores