15 de mayo de 2011

Francisco Núñez sobre Canciones Punk


El periodista y cronista de La Estrella de Valparaíso, Francisco Núñez, ha escrito en los blogs de Soychile un entusiasta texto a raíz de "Canciones Punk para Señoritas Autodestructivas". Lo leen por allá o por acá.

Canciones punk para señoritas autodestructivas
14.05.11
Por Francisco Núñez

Estoy leyendo este librazo de Daniel Hidalgo. ¿Se han imaginado como es la vida de esos alcohólicos punkis que se instalan al lado del Líder de Bellavista? Bueno, aquí hay algunos capítulos que nos llevan por un Valparaíso lejos de la ya trillada postal de los ascensores, el mar, los poetas y las prostitutas. Aquí hay realidad extrema y de la buena…

Cuando supe a través de la prensa que alguien había publicado un libro con el título de “Canciones punk para señoritas autodestructivas” me pareció gueno, gueno, gueno. Pero cuando supe que el texto estaba centrado en Valparaíso, con personajess sucios y marginales quedé para adentro y caché que se venía algo ultrapowermetal.

Lo compré en la libreria Ivens y su portada es una de las mujeres del pintor Schiele. Cuatica y hermosa. Lo dejé algunos días sobre el escritorio, como uno deja un vino bueno, para que madure, y hace algunas horas lo tomé y me mandé la mitad de una sola tirada.

A uno que le gusta el rock, el punk, los relatos sucios, las minas calientes y Valparaíso decadente, el libro es pura dinamita.

El relato del punk de Villa Miseria, una población ¿imaginaria? de Playa Ancha, es de lujo. Al leerlo, varias veces pensé en ese grupo de jóvenes indigentes alcohólicos malolientes que, como una manada, se instalan cerca del supermercado Líder, en Bellavista. La gente los odia con razón, a los peatones les dan asco y su canturreo de “dame una moneda flaquito”, atormenta a la mayoría. Hay gente que los eliminaría sin piedad. En el fondo son un espejo de Valparaíso, son la cara más honesta, alejada de toda esa canción fracasada del Patrimonio de la Humanidad.

Los cuentos están escritos con fluidez y talento. Las imágenes que se instalan en el cerebro, cuando uno va leyendo, son de alta fidelidad y calidad. Para uno, no se si para los demás, el discurso se hace familiar… como si uno hubiera participado de ese recital o vio a ese personaje vagando en las calles.

Cáchense esta frasesita del libro: “…Al final, todas resultaron ser bien putas, con excepción de la Cami, que además de puta fue perra. Porque hay un límite entre esos dos conceptos: la puta es la que se larga con el primer tipo que se le cruza, en cambio la perra se va con tu mejor amigo”.

Todavía no lo termino, pero no creo que pase de las próximas horas.

Además, el libro lo vino a lanzar a Valparaíso el escritor Jorge Baradit (Ygdradsil, Synco, Kalfukura), a quien admiro literariamente, y se mandó en un blog un texto de antología de Valparaíso. En una de sus partes dice que esta ciudad es como John Merrick, El Hombre Elefante, que disfruta de su deformidad y fracaso.

Léanse esta parte no más: “Gracias a dios no escuché loas al puerto y su identidad ese viernes 25 de marzo de 2011. Yo soy porteño, así que no me vengan con huevadas. Lo más parecido al infierno era Valparaíso en los ’80 donde lo más interesante eran las protestas donde moría gente y tus amigos terminaban presos de la Dicomcar o en los baños de sus casas intentando sacarse los balines de las pantorrillas. Donde recordábamos nuestros recitales punk por el tipo de desastre asociado, el de Villa Alemana donde se mató tal tipo, ese en Playa Ancha donde otro quedó cuadrapléjico, o ese en Lo Placeres donde entraron skinheads con clavos en los bototos y le rajaron el muslo a la flaca Pamela. Donde leíamos a Rimbaud o a Artaud en fotocopias y jugábamos Galaga o Moon Cresta un par de horas como el gran evento de la semana. Gracias porque no escuchamos a ningún poeta porteño, gracias porque no escuchamos ninguna elegía al puerto o a la belleza romántica me cago en tu puta madre de las escalas y los gatos en las ventanas como ojos que miran hacia la inmensidad, porque Valparaíso es la madre que te golpea, es post apocalíptico en mala”

Si quieren leer todo el texto que escribió el maestro Baradit en torno a este lanzamiento, métanse a:

http://elpost.cl/content/canciones-punk

Y grande Daniel Hidalgo, aquí estamos juntando las luquitas para comprar el próximo libro…

2 comentarios:

valentina dijo...

donde puedo comprar el libro en viña o valpoo ? D:

Daniel Hidalgo dijo...

Metales pesados en el cerro alegre, valpo.

Saludos!

Hidalgo TV

Loading...

Seguidores

Se produjo un error en este gadget.