Una deuda académica (no la real, sino la emotiva)

Creo que ya he dicho por acá que estudié en una universidad re penca. La pasé bien eso sí, pero aparte de Álvaro Bisama, quien hacía clases ahí, y de Pedrito, el auxiliar buena onda que vendía mariguana y cocaína, nada salvaba. Era turbia, era facha, era postal, era tonta, era chanta, era penca, poh. En primer año me di cuenta de que tenía que puro irme de allí, terminar rápido o dedicarme a cargar cajas, mientras me nutría en lecturas por otra parte. Al final terminé. Se me hizo fácil y eso me hizo sentir inteligente, e incluso sentí nostalgia el último día que caminé por sus pasillos como estudiante.


La cosa es que hace unos meses me llegó un correo del centro de alumnos de la carrera de pedagogía en castellano, en realidad casi ni los conozco porque pese a que salí hace dos años, había dejado de hablar un par de años antes de eso con cualquiera que oliera a ese aroma tan característico de la UPLA, esa mezcla entre yerba, tabaco y cerveza impregnada. El correo me llamó la atención porque era algo chantajista y me recordaba que el centro de alumnos “apoyó” el lanzamiento de mi librito de cajas de cartón, mula y plagiado de Ciudad de Dios: Barrio Miseria 221, en el Aula Magna el año pasado, y que ahora requerían de mi ayuda para colaborar con algo, una columna, microcuento, poesía o lo que fuera, para una revista que querían lanzar. Les respondí algo de cortesía. Algo así como: “bacán choro, terrible de pulento que haigan iniciativas como esta volá, la literatura la lleah”, en ese dialecto, que manejamos los estudiantes de la UPLA. Pasaron los días y, en realidad, me dio lata escribir algo, así que les mandé unos microrelatos que tenía guardados en un cd y que había escrito mientras estaba en el liceo allá por el año 2001, cuando creía que el microrelato era el género del futuro. Ahora pienso que es la cosa más chanta que puede existir, peor que componer jingles para la televisión. Ideal para pajeros que no les gusta leer ni escribir, en todo caso. Algo parecido a alguna poesía.


No supe más de esta especie hasta ayer en que me llegó un pdf a mi correo privado. Era la revista de castellano: Balas de tinta, se llama.


Pese a lo mamón del título abrí el archivo, y, obviamente, lo primero que hice fue buscarme. La sorpresa fue que mi nombre no figuraba en lo absoluto. Busqué por segunda vez y nada. Una tercera, casi me convence. La cuarta, fue distinta. Y en el correo tampoco me decían nada, ni una explicación. Lo cierto es que me da lo mismo aparecer en esa revistucha de porquería, pero me molestó el hecho de que me omitieran así como así. Tengo una teoría propia: el gordito raro que, supongo, está a cargo de la revista me tiene una pica tremenda desde que yo iba saliendo de la U y él entrando, pese a ser harto mayor que yo. Entonces todo esto de mandarme mails para que le colaborara con algo, no fue más que un complot de pura maldad para hacerme sentir humillado, y me pasara el rollo de que me había rechazado los textos por malos. Y eran harto malos, debo reconocerlo, y algo huevones, pero son dignos y harto más honestos que la revista entera esa.


Ahora, como yo no aparezco en esa revista, tengo completa libertad moral y etílica para criticarla como corresponde. Comienzo.


Balas de Tinta es una revista de creación literaria producida por el Centro de Alumnos de la carrera de Pedagogía en Castellano de la UPLA. Su diseño apuesta más bien al minimalismo depresivo, y tiene fallas en cuanto a la diagramación y distribución del espacio. Hay algunas partes que ni siquiera pueden leerse, al menos en su formato pdf, y tengo problemas a los ojos, así que me las salté. Está compuesta de microrelatos, poemas y cuentos cortos. Todos ellos de una calidad mediocre y adolescente, no por la rabia sino por la falta de propuestas claras en cuanto a la escritura. Con un tono exageradamente impostado y cargado a la maldad, la rebeldía mamona, al sexo, al suicidio y al alcohol, y al sexo, al sexo, y al sexo. Pero no de una forma lúdica sino más bien aburrida y desviada. Deudora de propuestas ya existentes como las de la desaparecida La Cáfila o de la actual Cavila -pero sin el grosso diseño que tiene-, más que de lecturas universitarias o por lo menos más arriesgadas. Llegando a parecer ya una nueva postal. Mucha performance y poco contenido. Su mayor falla es apostar por algo que no es tal: una ruptura sociocultural dañina. Extraña el hecho de que algunos de sus colaboradores con suerte diferencian hiatos de diptongos y son incapaces de lograr algo, lo que sea, en un lector promedio. Lo peor de todo no está en las líneas anteriores sino en el gesto incomprensible de incluir críticas de académicos sobre las frases de sus alumnos, como si se tratara de una prueba más, o como si quisieran desquitarse con ellos poniéndolos en una posición incómoda, como si a los pobres viejos no les bastara con verlos de lunes a viernes, aparte tienen que leerlos. Sumamente forzado y evidencia el espanto y la incomprensión total de los profes por los descalabros de sus alumnos. Marcela Prado, profesora de literatura hispanoamericana, da en el clavo al declarar sobre un poema lo que puede aplicarse a la revista entera: “son poemas tan temáticos que quedan un poco robados por esa casi obsesión por el tema del sexo y la aventura erótica, lo que descuida a mi juicio su condición de lenguaje poético”. Del resto de los académicos nada se puede citar, dado a que tal como sus alumnos, poco saben de escribir y leer.


En cuanto a los participantes, hay un grupo al que se le nota la carencia práctica del plano escritural, pero por sobre todo de lectura y problematización, así como de reflexión estética sobre el tema de la literatura, una escritura amateur ejercida entre horas libres y frente a la carencia de mariguana y cerveza barata de cuando el Bar Roma estaba cerrado, o en algunos casos en estado volátil y alcoholizado, amalditado-letrado así por ser. Y otro grupo conformado por figuras megalomaníacas que apuestan a todo y no llegan a nada.


Literatura para escandalizar a las dueñas de casa entre la hora de la teleserie y la llegada del marido a cenar y a intentar hacerle el amor. Demasiada pirotecnia, no en cuanto a la escritura, sino que en las frases premoldeadas que se repiten una y otra vez dentro de Balas de Sangre, como susurro de guerra. Pero preocupa, por sobre todo, la impostación, en oposición a escrituras honestas, con el afán de parecer inteligente, raro, rebuscado y remilgoso.


Sin embargo, aparece Daniel Toro -uno de los dos ex compañeros de la U que disfruto leyendo, cuando me mandan sus escritos a mi correo-, y se le brindó, como se lo merece, el mayor espacio en la revista. Una lástima por Daniel, pero sé que lo hizo de puro buen compañero que es. Y para buscar un granito de fama y reconocimiento entre las nuevas generaciones femeninas de la carrera, como aspiré a hacerlo yo.

Del resto, ya está todo dicho.


¿Cuándo me invitan a participar de nuevo, compañeros?


Toda crítica nace del odio o del amor.

A veces de ambas cosas a la vez.

Comentarios

WAILA dijo…
De acuerdo
Cordelia dijo…
Me mandas la revista???
Es que muero de curiosidad morbosa después de leer tu crítica.

Ah, paso seguido por aquí pero no dejo nunca comentario. Me daré el tiempo para leerte más y escribirte.

Saludos.
Sale Toro
ENVIAMELA!
deLiciOus dijo…
mmm veo que tu crítica lejos de espantar a los lectores de dicha revista ha hecho exactamente todo lo contrario, o sea, le has dado la fama que siempre quisieron jajaja...
nos vemos

pd1: por fin, en mucho tiempo que no leía algo sin faltas de ortografía
pd2: yo también viví la carencia de la upla (creo que en el colegio estudié más)
pd3: No leas mi blog jajajaja... conste que yo estudié inglés!
Daniel Hidalgo dijo…
No me pidan la revista, porque de puro picao la borré de mi correo personal.

Y sí, la idea de la crítica, finalmente es la de acercar lectores y enfrentar opiniones.

Las peores críticas son las que llaman más lectores y está todo bien con eso.

Saludos.
Anónimo dijo…
Danielito, si bien concuerdo contigo en la mayoría de los puntos planteados, me desagrada que para criticar uses el lenguaje vulgar en algún párrafo de tu artículo, simplemente porque en la radio de la aurora siguen trabajando personas que hablan de esa manera, y si así ocurre es sólo por que son educados por profesores com ustedes.
la Revista es pésima....gracias
Daniel Hidalgo dijo…
Anónimo:

problemas de redacción, no entendí tu idea.

Tal vez si fueras más coherente en un próximo post, y de paso pusieras tu nombre, podríamos entrar a dialogar.

Gracias por pasar, de igual forma.
Anónimo dijo…
Tus apuntes de una temporada en el liceo me indican que no vas a entender. Precisamente, lo que criticaba en el post anterior era tu mirada pesimista para con cierto tipo de personas (los flaites, muchos de ellos respetados por mi, ninguno de la upla por supuesto). Me habìa incomodado tu trato para quien habla vulgarmente, no necesariamente flaite, pero luego de leer el punto 5 de tus apuntes me doy cuenta que eres ciertamente un burguesito. (Disculpa por no dar un nombre, pero puedes llamarme flaite).
En el futuro ve si puedes trabajar en un High School o un algùn College. (Cero conciencia social).
Gracias (Ped. en Castellano)
Daniel Hidalgo dijo…
Anónimo:

No debería responderte no sólo por cobarde, sino que también por charcha.

Pero la verdad es que me causa cierta risa tu cerrada visión, así como tu argumentación blandita blandita.

Sólo podría ser un burguesito si obviamos que crecí en una toma de terreno playanchina, que mi familia vive de allegada, que me rompo el lomo para ganar un sueldo que apenas me alcanza para alquilar una casa y comer de lunes a domingo y comprarme una cajetilla de belmont light diaria.

Hago cosas, no tengo por qué enumerártelas, participo de cosas que no tengo por qué volver a citar, las personas que leen mi blog deben intuir a qué me refiero.

¿Qué haces tú? Supongo que nada aparte de vivir de tus padres que se desconchan para pagarte la U.

Lo que me molesta, de todo esto es tu problema de ceguera semántica, por no decir ahuevonamiento.

Ser flaite no es ser pobre: ser flaite es cómodo, ser pobre es doloroso y es una condición injusta. Ser pobre sin embargo, es honrado.

Cuando todos mis ex compañeros de la Jota terminaron trabajando en colegios católicos particulares, mientras uno que no daba su vida por nada termina haciendo la pega sucia, es cuando más fuerza tengo para decirte que me cago en tus putas palabras, provenientes de la pica y el odio de un don nadie.

Sin embargo, no te deseo mal, si llegas a salir de la universidad, me vas a entender.

PS: te equivocaste de post, debiste haber posteado arriba, pero sé que ya estás verde por leerme una y otra vez, semana tras semana, así que encontrarás esta respuesta sin problemas.

Adios y vete al carajo.
Anónimo dijo…
MMMMm pasao a rollo saliste...tus escritos jamás llegaron a mi mail y los profesores eran encargados de elegir los textos...siempre todo el mundo tira mierda y mierda pero munca hacen nada...absolutamente nada...sòlo criticar, pero no de forma coherente como tú, sino hablando a espaldas y diciendo puras hueas. Pa sacar esta mierda de revista tuve que andar gueando solo, nadie me ayudó ni prestó apoyo. Cuando salió ( aún no es lanzada de hecho) sólo se metieron a hablar mierda...pero es normal. Bueno será, Hablas de Megalomanía en una parte de tu críticammmmmmm creo quee so tb. te corresponde te estás poniendo demasiados huevos creo yo...pero es así si uno mismo no se la compra nadie lo hará...y si por gordito raro mayor que tú te referias a mi...primero tengo sólo 21 y dudo ser mayor que tú y segundo no te conocía por lo que sería extraño tenerte envidia... Con mucho cariño y afecto acepto tu crítica y de mierda aún universitaria a mierda trabajadora:

K te jodan y te den por el culo como dicen por ahí ciertos íconos "ILEGALES" de los 80`s

Diego

PD: me acabo de sentir muy imbécil respondiendo a esta crítica pero bien...no es la primera huea imbécil que hago ni será la ultima
Daniel Hidalgo dijo…
Diego:

Nada, sólo me arrepiento de haber escrito eso de "gordito raro",me influenciaron para hacerlo. Ni siquiera sé si el gordito que recuerdo eres tú o no.

Todo lo otro te lo acepto y en algunos puntos te encuentro razón incluso.

Eso.
conyy dijo…
Danii, pucha la verdad es que leyendo tu critica no dudo en ningún momento que todo lo que dices es cierto y me dio mucha curiosidad ahora por la famosa de revista de "pedagogia en castellano".
Estoy de acuerdo en varias puntos que mencionaste y es increíble que siempre hay gente pasa a caca, siempre la hubo y lo peor es que siempre la habrá.
Ya nos vimos
Chauu
Allyson dijo…
Sr. Hidalgo:

Si quiere criticar la revista hágalo, es su derecho.

Sin embargo, los primeros párrafos de su columna son ofensivos. "Ese aroma tan característico de la UPLA, esa mezcla entre yerba, tabaco y cerveza impregnada".
Son ofensivos para mí y mis compañeros que nunca hemos llegado alcoholizados a una clase y nunca hemos fumado marihuana, somos responsables y comprometidos con la educación.

Creo que si tiene diferencias con algún compañero en particular o con algún profesor sea honesto y ponga los nombres y los apellidos.
No es justo pasar por un pasillo, detenerse en el diario mural y leer tanta basura, groserías y malas intenciones, sabiendo que ese "perfil uplaniano" está muy lejos de nuestra realidad.

Ud. recrea su paso por la Universidad , también insiste en que aprendió más fuera de ella, lo cual no es nada nuevo. Nadie espera que una institución nos enseñe todo, esa no es la idea. La idea es compatibilizar las clases con la curiosidad personal. Yo he aprendido más con mi psicólogo que con los ramos de Educación, por ejemplo.

Al parecer estuvo ausente en las clases y en los pasillos dónde se enseña a la fuerza o por rebote , el respeto a las personas .Por extensión debo concluir que Ud .sabe muy poco o nada sobre la individualidad de las personas, dudo que sea un buen docente.

Espero que al momento de escribir un comentario en términos tan groseros y despectivos no generalice, no "vomite" (palabra del profesor Bisama) , porque no sólo habla mal de la Carrera ,habla mal de usted.

Atte Allyson Sepúlveda S.
e mail: ally_18mca@hotmail.com

Pd:“bacán choro, terrible de pulento que haigan iniciativas como esta volá, la literatura la lleah" .....sin comentario
Anónimo dijo…
Hoy me encontré con que en la vitrina de Castellano habían puesto algunas hojillas escritas. Había un manifiesto sobre algo de una biblioteca, otro texto que no recuerdo y estas cosas que escribiste. Algo había escuchado sobre un weón (tal vez preferirías que escribiera huevón) que había hablado mal de una revista, la cual llegó a mis manos de manera imprevista. Me acerqué y leí tus palabras. Después de leer me pareció que más que una crítica era como un lloriqueo y hasta me dio weá (tal vez preferirías que escribiera verguenza) que colocaran cosas así sin analizarlas en el fondo.
Me parece que obviamente faltas el respeto a la idea que otros tienen acerca de su entorno y sus personalidades.
Anónimo dijo…
(sigo)
Dibujas a la gente ante los demás de manera separatista y egoísta (qué bien, vas de la mano con la moda), y lo peor de todo es que omites a cientos de personas que tal vez se saquen más la mierda que tú a diario.
Leí la revista, le tengo mis críticas pero me voy a acercar personalmente a ellos para ofrecerme a ver si se puede ir transformando en algo mejor. Sobre tí, casi nada: no me gusta la gente que destruye cuando se le excluye de un acto estético, porque es el que aporta la dosis de mierda de la que se impregnan todas las cosas cuando salen de la pupa.
Sobre mi nombre, nada. A veces te veo pasar. Ahora caché (capté) quién era el escritor Daniel Hidalgo, así que a lo mejor, si no ando con la weá (tal vez preferirías que escribiera lesera) cuando te vea, te hablo y te digo.
Anónimo dijo…
hidalgo:
Me parece genial como juegas con las mentes de las personas.
Tiras la carnada y muerden todos los giles, te dejo un abrazo a la distancia, hidalgo. tenemos que juntarnos, no lo olvides.


Rob.
Anónimo dijo…
ROB AMA A HIDALGO.
Anónimo dijo…
Unas citas citables que le están llorando a toda esta polémica:

1.- "Al que no le gusta, que no mire"
2.- "Enfermo que le tocan la herida, GRITA"
3.- "Los discursos de la Tolerancia se acaban cuando se pica el amor propio"
4.- "La gente de castellano, en su mayoría no tiene comprensión lectora, es lineal en su lectura, son unos tarados, engrupidos y mediocres"

Atte.

J.Iriarte
Anónimo dijo…
Ximena o Jimena Iriarte no sabe nada de literatura, asì que no es justo que entre en esta entretenida (cuasiintelectualoide) discusiòn.
"El dolor se talla y se detalla"
Millàn
Daniel dijo…
La anónima sabrá mucho, seguro. Posteando escondidita, amariconadamente, ofendiendo desde las sombras.

Está tan herida la pobre, porque al primer intento de escribir algo, le dicen que no sirve.

pobrecita.

Más encima cita a millán, jajajaja, BARSA!!!
jeje la hueá antigua
pero nunca caché nada hasta q hoy aburrida me acordé de que HASTA el día de hoy se comenta.
Pensé lo mismo cuando abrí la revista.

Seguidores